Archivo de la categoría: Teoría

El mate de los Guardiamarinas

Después de haber visto el mate del loco y el mate del pastor, llega el turno de otro de los mates más rápidos, a la vez que inusuales, del ajedrez, el mate de los Guardiamarinas. Este nombre se debe al título de una opereta, El Guardiamarina, en la que se representa una partida de ajedrez viviente que concluye con este mate.

 

Para que las negras den el mate de los Guardiamarinas, las blancas han de arrancar con e4. Le siguen e5, Cf3 y Cf6. Esta salida se denomina Defensa Petrov o rusa.

 

guardamarinas1

 

El blanco continúa con Cxe5, y el negro, en vez de recuperar el peón con su caballo, juega C6. Le siguen Cxc6, dxc6, d3 y Ac5. Mientras las blancas defienden su peón de rey, las negras se preparan para atacar el punto f2. El blanco responde con Ag5, clavando el caballo.

 

guardamarinas2

 

En esta posición, se produce una jugada sorprendente en busca del mate: Cxe4. El blanco captura la dama con el alfil, Axd8, sin pensar en la amenaza de mate en dos jugadas del negro. Éste juega Axf2. El rey tiene una sola escapatoria, e2, pero seguidamente las blancas dan mate con Ag4.

 

guardamarinas3

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Finales, Teoría

El mate de la coz

Tartakower decía que a veces juegan más de cuatro caballos en una partida de ajedrez. En esas excepcionales ocasiones, se pueden ver jugadas tan curiosas como el mate de la coz.

 

Se denomina mate de la coz al que se da cuando el caballo ataca al rey contrario con la inestimable ayuda de otras piezas rivales, las cuales impiden que el monarca pueda librarse del jaque.

 

Resulta complicado ejecutar este mate. No obstante, se puede lograr si se provoca, mediante algún sacrificio por ejemplo, que el rey contrario quede sin escapatoria. Así sucede en el siguiente ejemplo:

 

 

1 comentario

Archivado bajo Finales, Teoría

El célebre mate del pastor

Cuenta la leyenda que un monarca francés se jactaba de ser invencible en el ajedrez. Todos sus rivales, algunos venidos de lejos, habían sucumbido ante el arrogante rey. Cuando éste se enteró de que un pastor jugaba extraordinariamente al juego de los escaques, no dudó en retarle a una partida.

 

El humilde pastor llegó a la corte en medio de una gran expectación. Se esperaba un enfrentamiento espectacular. Pero la partida terminó pronto. El pastor sacó un peón, el alfil y la dama, y le dio mate al rey. Esta secuencia de movimientos se conoce como mate del pastor.

 

matedelpastor

Un ejemplo de mate del pastor

 

La clave del mate del pastor se encuentra en el ataque de la casilla f7, la única que defiende solamente el rey negro. Las blancas empiezan con e3 o e4, para abrir la salida en diagonal del alfil y la dama. Luego, mueven estas piezas a c4 y h5 (o f3), respectivamente. La partida acaba con Dxf7++.

 

Lógicamente, para que se dé mate, las negras tienen que dejar desprotegida la casilla f7. Como rara vez sucede esto, resulta complicado ganar una partida como el famoso pastor. Por ello, este mate sólo se ve en enfrentamientos entre novatos, un negro que no sabe defender y un blanco que ataca mal. De hecho, no sólo es fácil defenderse de esta amenaza, sino que la salida prematura de la dama facilita el contraataque y el desarrollo de las piezas del negro.

2 comentarios

Archivado bajo Finales, Teoría

La muerte más rápida

Muchos novatos piensan que el mate más rápido es el del pastor. También creen que lo dan las blancas. Sin embargo, se equivocan. El jaque mate más rápido del ajedrez lo pueden ejecutar las negras en dos jugadas.

 

matedelloco1

Un ejemplo de mate del loco

 

Esta peculiar sentencia se conoce como mate del loco. Las blancas mueven el peón de f uno o dos pasos, o bien pasan el de g a la cuarta fila. Las negras responden con e3 o e4, abriendo la diagonal de d1 a h4 a la dama. Luego, las negras juegan g4 si antes habían hecho f3 o f4, o mueven el peón de f en el caso de haber ejecutado g4 en la primera jugada. Finalmente, las negras dan mate con la dama en h4. De locos…   

 

Deja un comentario

Archivado bajo Finales, Teoría

La nefasta Defensa Damiano

En la anterior lección, se advertía de que una buena apertura no garantiza la victoria, pero al menos permite sobrevivir hasta el medio juego. La Defensa Damiano es una de esas salidas que canaliza un final desventajoso, para las negras en este caso.

 

damiano1

 

Esta apertura se inicia con e4, e5 y Cf3. El caballo ataca el peón de rey. Existen diferentes maneras de proteger esta pieza (Cc6 ó d3, por ejemplo). En la Damiano, sin embargo, se defiende el peón con f6. Ahí empieza el calvario para el negro. El blanco juega Cxe5. Sacrifica el caballo para tomar ventaja en la partida e, incluso, ganar en pocas jugadas. Tras fxe5, el blanco da un jaque con la dama en h5.

 

damiano2

 

En esta posición, el negro tiene dos opciones para defenderse. Si jugase g6, la dama se comería el peón de e5 con jaque, y capturaría la torre en el siguiente movimiento. Después de estas jugadas, el blanco habría conseguido una calidad y dos peones por un caballo. Por tanto, se quedaría con ventaja, aunque debería defenderse del contrajuego del negro.

 

damiano3

 

Si tras Dh5+, el rey negro se marcha a e7, las blancas jugarían igualmente Dxe5+. El negro tendría una única jugada, Rf7. Le seguiría un jaque con el alfil en c4. La respuesta menos mala aquí es jugar d5, ya que, pese a la pérdida del peón de dama, el negro abre la diagonal del alfil para defenderse del ataque blanco. Tras Axd5, el rey negro se ha de marchar a g6. Luego, el blanco limitaría los movimientos del rey contrario con h4. A h3, se juega Axb7. Se trata de una jugada de desviación. Si el negro se come el alfil, el blanco da mate con la dama en f5. En el caso de no capturar, las blancas se comerían más adelante la torre de a sin compensación, y se plantarían en un final ventajoso.

 

damiano4

 

En el caso de que el negro se defendiese de Ac4+ con Rg6, no podría evitar el mate en pocas jugadas. Como muy tarde, la victoria blanca llegaría en 11 movimientos: 7. Df5+ Rh6, 8.h4 De7, 9.d3 g5, 10.Ad2 d5, 11.hxg5+ Rg7, 12.Ac3+ Cf6, 13.gxf6+ Rf7, 14.Dh5+ Rg8, 15.Dxd5+ Ae6, 16.Dxe6+ Dxe6, 17.Axe6++

 

damiano5

12 comentarios

Archivado bajo Aperturas, Teoría

Dime cómo sales y te diré cómo juegas

La primera toma de contacto con el ajedrez se asemeja al aprendizaje de un idioma en el extranjero. Una persona llega a un país para conocer su lengua natal y lo primero que le enseñan es cómo insultar a la madre del prójimo. Lo mismo sucede en el deporte de los escaques. Juegas con un principiante e intenta darte el célebre mate del pastor. Te sientes ofendido, tanto como si hubiese calumniado a tu progenitora. Pero sabes que tu rival, al igual que el inmigrante maleducado, carece de recursos efectivos para defenderse.

 

La apertura es la fase inicial en el ajedrez. Precede al medio juego y al final. Su correcta ejecución no garantiza la victoria. Una mala salida, por el contrario, sí conduce a una rápida derrota (siempre que el contrario juegue bien, claro). Por ello, conviene conocer las pautas básicas para un buen comienzo de la partida.

 

Con la apertura, el jugador ha de buscar el control del centro del tablero. El movimiento de los peones de rey y dama a la cuarta fila facilita esta tarea. También se puede optar por c4, con blancas, o c5 (tras e4 o d5), con negras. Estas jugadas sirven para atacar la salida del peón de dama a la cuarta fila, de modo que el rival se quede con un solo peón central. También las piezas menores, alfiles y caballos, pueden controlar el centro. Para desplazar los alfiles, se ha de mover previamente alguno de los peones que obstaculizan su salida. Por el contrario, los caballos pueden saltar a la tercera fila desde la primera jugada.

 

Otra de las claves en la apertura es el desarrollo de las piezas. Conviene empezar con el movimiento de los caballos y los alfiles. De esta forma, se podrá ejecutar rápidamente el enroque, largo o corto, según se prefiera. Tras esta jugada, las torres quedarán conectadas y tendrán acceso a las columnas centrales. El desarrollo se completaría con la dama. Se recomienda moverla después de varias jugadas. Una salida prematura de la dama facilitaría el ataque sobre esta pieza y, consecuentemente, un mejor desarrollo del rival.

 

Además del control del centro y el desarrollo de las piezas, conviene mantener una buena estructura de peones y evitar las pérdidas de tiempos. De este modo, se impedirá que el contrincante tome ventaja antes de llegar al medio juego.

2 comentarios

Archivado bajo Aperturas, Teoría

Jaque a la descubierta

Bienvenidos:

 

Jaque a la descubierta nace para acercar el mundo del ajedrez a sus lectores. Para algunos, el ajedrez es un simple juego de mesa; para otros, es mucho más que un deporte. Este blog pretende cautivar a todos ellos.

 

La actualidad, la historia y la teoría constituyen los tres pilares básicos de Jaque a la descubierta. El lector podrá acceder a la información más reciente a través de las secciones de Última jugada: Enroque Corto (regional), Apertura Española (nacional) y Enroque Largo (internacional). La sección Escaques albergará escritos sobre la trayectoria profesional de leyendas (Reyes Inmortales), Grandes Maestros (Coronados) y jóvenes promesas (Peones) del ajedrez. En las secciones de Teoría, se profundizará en la estrategia ajedrecística; desde las Aperturas a los Finales, pasando por el Medio Juego. El archivo histórico del ajedrez se ubicará en la sección Chaturanga (Partidas Históricas y Torneos Históricos). La sección Caída de bandera conformará un espacio para Curiosidades, Películas y Libros relacionados con el ajedrez.

 

Jaque a la descubierta atenderá las sugerencias de los lectores para mejorar este espacio. Para contactar con el Administrador, pueden escribir a jaquealadescubierta@hotmail.com

 

Atentamente,

 

Manuel Serrano, Administrador de Jaque a la descubierta

7 comentarios

Archivado bajo Apertura Española, Aperturas, Última jugada, Caída de bandera, Chaturanga, Coronados, Curiosidades, Enroque Corto, Enroque Largo, Escaques, Finales, Libros, Medio Juego, Partidas Históricas, Películas, Peones, Reyes Inmortales, Teoría, Torneos Históricos